Capítulo 2: La persistencia